Monedas de Chile

A partir de la fijación del Peso como Unidad Monetaria de Chile, el 29 de septiembre de 1975, el Decreto Ley N° 1.123 del Ministerio de Hacienda determinó la existencia de monedas de $500, $100, $50, $10, $5, y $1. Además fijó que las monedas deberían contener un mínimo de 95% de aluminio y el resto de otros metales, o un mínimo de 70% de cobre y el resto de otros metales.

El Banco Central de Chile está facultado, de acuerdo a su Ley Organiza Constitucional, ordenar la acuñación, fijar el tipo de aleación y el porcentaje de otros metales que contendrá cada moneda.

Asimismo, será el Instituto Emisor el que determine y regule el circulante de acuerdo con las necesidades del mercado monetario, para lo cual la ley orgánica le asignaba al Banco Central la potestad exclusiva de la emisión de billetes.